Inicio

logotipo

  • Registrate
images/varias/banner01.jpg

DECENIO DE ACCION

PARA LA SEGURIDAD VIAL

logsegvial310px
 

LA REVISTA

VIALIDADES

larevista
 

Como se aplíca

La Norma Oficial Mexicana

logonorma
 

BUSCANDO AL

BUEN CONDUCTOR EN EL TRANSPORTE

buscandoalbuenconductora
 

Asesoría

Especializada

     Teléfono:   01 (55) 5678 4870
 
  • En este sitio encontrara las leyes federales, aplicables al sector transporte o que están relacionadas con esta actividad, leyes que podrá consultar o bajarlas en su caso de manera gratuita.

     

    En caso de no encontrar alguna Ley, Reglamento o Norma Oficial Mexicana, ponte en “CONTACTO” con nosotros a través de nuestro correo, y sin ningún compromiso te la enviaremos, o si gustas, nos puede dejar tus datos y por vía correo electrónico en cuanto salga una ley, norma, reglamento o aviso te lo enviaremos, sin ningún costo.

     

    Ver leyes...

  • En este apartado les proporcionamos los reglamentos que a nivel federal se relacionan con el sector transporte, reglamentos que les son aplicables en el ámbito federal.

     

    En caso de no encontrar alguna Ley, Reglamento o Norma Oficial Mexicana, ponte en “CONTACTO” con nosotros a través de nuestro correo, y sin ningún compromiso te la enviaremos, o si gustas, nos puede dejar tus datos y por vía correo electrónico en cuanto salga una ley, norma, reglamento o aviso te lo enviaremos, sin ningún costo.

    Ver reglamentos federales...

  • NOM

    Normas Oficiales Mexicanas

    de las SCT

     
    En este sitio encontrara las Normas Oficiales Mexicanas, aplicables al sector transporte o que están relacionadas con esta actividad, leyes que podrá consultar o bajarlas en su caso de manera gratuita.
    En caso de no encontrar alguna Ley, Reglamento o Norma Oficial Mexicana, ponte en “CONTACTO” con nosotros a través de nuestro correo, y sin ningún compromiso te la enviaremos, o si gustas, nos puede dejar tus datos y por vía correo electrónico en cuanto salga una ley, norma, reglamento o aviso te lo enviaremos, sin ningún costo.
    Leer mas...

¿Qué es una cookie?

Una cookie es un fichero de texto inofensivo que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. La utilidad de la cookie es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Aunque mucha gente no lo sabe las cookies se llevan utilizando desde hace 20 años, cuando aparecieron los primeros navegadores para la World Wide Web.

¿Qué NO ES una cookie?

No es un virus, ni un troyano, ni un gusano, ni spam, ni spyware, ni abre ventanas pop-up.

¿Qué información almacena una cookie?

Las cookies no suelen almacenar información sensible sobre usted, como tarjetas de crédito o datos bancarios, fotografías, su DNI o información personal, etc. Los datos que guardan son de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, etc.

El servidor web no le asocia a usted como persona si no a su navegador web. De hecho, si usted navega habitualmente con Internet Explorer y prueba a navegar por la misma web con Firefox o Chrome verá que la web no se da cuenta que es usted la misma persona porque en realidad está asociando al navegador, no a la persona.

¿Qué tipo de cookies existen?

  • Cookies técnicas: Son las más elementales y permiten, entre otras cosas, saber cuándo está navegando un humano o una aplicación automatizada, cuándo navega un usuario anónimo y uno registrado, tareas básicas para el funcionamiento de cualquier web dinámica.
  • Cookies de análisis: Recogen información sobre el tipo de navegación que está realizando, las secciones que más utiliza, productos consultados, franja horaria de uso, idioma, etc.
  • Cookies publicitarias: Muestran publicidad en función de su navegación, su país de procedencia, idioma, etc.

¿Qué son las cookies propias y las de terceros?

Las cookies propias son las generadas por la página que está visitando y las de terceros son las generadas por servicios o proveedores externos como Facebook, Twitter, Google, etc.

¿Qué ocurre si desactivo las cookies?

Para que entienda el alcance que puede tener desactivar las cookies le mostramos unos ejemplos:

  • No podrá compartir contenidos de esa web en Facebook, Twitter o cualquier otra red social.
  • El sitio web no podrá adaptar los contenidos a sus preferencias personales, como suele ocurrir en las tiendas online.
  • No podrá acceder al área personal de esa web, como por ejemplo Mi cuenta, o Mi perfil o Mis pedidos.
  • Tiendas online: Le será imposible realizar compras online, tendrán que ser telefónicas o visitando la tienda física si es que dispone de ella.
  • No será posible personalizar sus preferencias geográficas como franja horaria, divisa o idioma.
  • El sitio web no podrá realizar analíticas web sobre visitantes y tráfico en la web, lo que dificultará que la web sea competitiva.
  • No podrá escribir en el blog, no podrá subir fotos, publicar comentarios, valorar o puntuar contenidos. La web tampoco podrá saber si usted es un humano o una aplicación automatizada que publica spam.
  • No se podrá mostrar publicidad sectorizada, lo que reducirá los ingresos publicitarios de la web.
  • Todas las redes sociales usan cookies, si las desactiva no podrá utilizar ninguna red social.

¿Se pueden eliminar las cookies?

Sí. No sólo eliminar, también bloquear, de forma general o particular para un dominio específico.

Para eliminar las cookies de un sitio web debe ir a la configuración de su navegador y allí podrá buscar las asociadas al dominio en cuestión y proceder a su eliminación.

A continuación le indicamos cómo acceder a una cookie determinada del navegador Chrome. Nota: estos pasos pueden variar en función de la versión del navegador:

  1. Vaya a Configuración o Preferencias mediante el menú Archivo o bien pinchando el icono de personalización que aparece arriba a la derecha.
  2. Verá diferentes secciones, pinche la opción Mostrar opciones avanzadas.
  3. Vaya a PrivacidadConfiguración de contenido.
  4. Seleccione Todas las cookies y los datos de sitios.
  5. Aparecerá un listado con todas las cookies ordenadas por dominio. Para que le sea más fácil encontrar las cookies de un determinado dominio introduzca parcial o totalmente la dirección en el campo Buscar cookies.
  6. Tras realizar este filtro aparecerán en pantalla una o varias líneas con las cookies de la web solicitada. Ahora sólo tiene que seleccionarla y pulsar la X para proceder a su eliminación.

Para acceder a la configuración de cookies del navegador Internet Explorer siga estos pasos (pueden variar en función de la versión del navegador):

  1. Vaya a HerramientasOpciones de Internet
  2. Haga click en Privacidad.
  3. Mueva el deslizador hasta ajustar el nivel de privacidad que desee.

Para acceder a la configuración de cookies del navegador Firefox siga estos pasos (pueden variar en función de la versión del navegador):

  1. Vaya a Opciones o Preferencias según su sistema operativo.
  2. Haga click en Privacidad.
  3. En Historial elija Usar una configuración personalizada para el historial.
  4. Ahora verá la opción Aceptar cookies, puede activarla o desactivarla según sus preferencias.

Para acceder a la configuración de cookies del navegador Safari para OSX siga estos pasos (pueden variar en función de la versión del navegador):

  1. Vaya a Preferencias, luego Privacidad.
  2. En este lugar verá la opción Bloquear cookies para que ajuste el tipo de bloqueo que desea realizar.

Para acceder a la configuración de cookies del navegador Safari para iOS siga estos pasos (pueden variar en función de la versión del navegador):

  1. Vaya a Ajustes, luego Safari.
  2. Vaya a Privacidad y Seguridad, verá la opción Bloquear cookies para que ajuste el tipo de bloqueo que desea realizar.

Para acceder a la configuración de cookies del navegador para dispositivos Android siga estos pasos (pueden variar en función de la versión del navegador):

  1. Ejecute el navegador y pulse la tecla Menú, luego Ajustes.
  2. Vaya a Seguridad y Privacidad, verá la opción Aceptar cookies para que active o desactive la casilla.

Para acceder a la configuración de cookies del navegador para dispositivos Windows Phone siga estos pasos (pueden variar en función de la versión del navegador):

  1. Abra Internet Explorer, luego Más, luego Configuración
  2. Ahora puede activar o desactivar la casilla Permitir cookies.

manejo a la defensiva

En muchas ocasiones hemos escuchado sobre el manejo a la defensiva; pero, ¿en realidad sabemos en qué consiste esta técnica de conducir? Lo primero que se nos viene a la mente es que se trata de no dejarnos de los demás conductores o de responder a las agresiones lo que es totalmente erróneo. El manejo a la defensiva es una técnica de manejo basada en una serie de hábitos que debemos tener cuando conducimos un vehículo.

Estos hábitos deben hacerse una costumbre para todo conductor, que le permita siempre estar preparado para tomar las debidas precauciones y así evitar un accidente o contratiempo cuando conduce un vehículo, cualquiera que éste sea. Siempre debemos estar prevenidos ante lo inesperado, alertas ante cualquier situación que se nos pueda presentar y poner toda la atención al conducir.

Se piensa que el manejo a la defensiva es tener la habilidad para sortear obstáculos al conducir, pero esto está muy alejado de la realidad. El manejo a la defensiva es conducir prudentemente para que no se presente algo inesperado al conducir, o un peligro que sólo por una habilidad personal podamos eludir.

Esta técnica está compuesta por una serie de reglas que debemos cumplir siempre que manejemos un vehículo; manejar responsablemente, siempre de manera opuesta a la imprudencia, lo cual implica que tanto el conductor como el vehículo se encuentren en óptimas condiciones; nunca debemos conducir cuando no se cumplan estas reglas.

Los beneficios que obtenemos con el manejo a la defensiva son, en principio: seguridad para nosotros mismos, para quienes nos acompañan, para los demás usuarios de las vías públicas y para nuestro vehículo; la seguridad de que llegaremos con bien a nuestro destino, sin contratiempos, y como consecuencia, nos traerá ahorro de tiempo, energía y dinero, confianza por parte de nuestra familia y de nuestra empresa de que siempre cumpliremos con nuestra labor; en fin, obtendremos muchos beneficios con este tipo de manejo.

Esta técnica de manejo es un todo; no se limita únicamente al momento en que el vehículo va circulando: inicia desde el momento en que tenemos la capacidad y aptitud para conducir, el que nos encontremos en perfectas condiciones físicas y anímicas, que nuestro vehículo pueda trasladarnos de manera segura y eficiente a nuestro destino, que se cuente con la autorización para circular, tener conocimiento sobre la regulación del tránsito y la ruta que vamos a tomar, conducir de manera responsable y precavida hasta el momento de llegar a nuestro destino y nos bajemos del vehículo. Quizá usted crea que esto es una exageración, pero no es así; esta serie de reglas que debemos observar nos traerán como resultado muchos beneficios y, sobre todo, la seguridad de viajar sin tener sorpresas desagradables.

Para iniciar una buena conducción, lo primero que debemos verificar es que nuestra salud esté en perfectas condiciones; si utilizamos algún dispositivo (como aparatos para escuchar, anteojos de aumento, etc.), que estos encuentre en perfectas condiciones, y, en la medida de lo posible, contar con uno de repuesto, por cualquier imprevisto.

Nunca debemos conducir bajo los efectos de ninguna bebida alcohólica, ni de algún medicamento que provoque alteración al sistema nervioso. Tomar y manejar es muy peligroso. Muchos conductores que toman tienen ideas erróneas sobre las consecuencias de las bebidas embriagantes; algunos piensan que el tomar alguna bebida alcohólica no les afecta ni disminuye su capacidad para conducir; otros, por su parte, señalan que cuando manejan en estado de ebriedad ponen mayor atención al conducir y, por lo tanto, manejan mejor.

Estas ideas son totalmente falsas. Al tomar bebidas alcohólicas, nuestras reacciones se vuelven más lentas, especialmente frente a una emergencia; el alcohol afecta el juicio, la visión, la coordinación y el tiempo de reacción; es causa de graves errores. Las estadísticas de accidentes no mienten: la probabilidad de un choque es mucho mayor entre conductores que han estado bebiendo, que entre los que no beben. Evitemos conducir bajo los efectos del alcohol; podríamos perder muchas cosas debido a ello.

Cuando realicemos viajes largos, no debemos tomar medicamentos en los cuales se advierta que no se debe manejar, como los que utilizamos comúnmente para la gripe. Es preferible que maneje con los efectos del resfriado, a los que le puede provocar el medicamento.

Asimismo, al realizar viajes largos, debemos haber descansado muy bien. Procuremos realizar el viaje dentro de las horas en que normalmente nos encontremos despiertos; evitemos conducir en las horas en que por lo regular dormimos. Es común que cuando realizamos un viaje largo y nos comienza a dar sueño, pensamos que falta poco para concluir y nos esforzamos por llegar a nuestro destino. Esto es sumamente peligroso, a los primeros síntomas de sueño, busquemos un lugar seguro lo más próximo posible para descansar.

Una vez que sabemos que nos encontramos físicamente aptos para conducir, el siguiente paso es verificar nuestra documentación y la del vehículo (y, en su caso, de la carga), licencia para conducir, tarjeta de circulación, pólizas de seguros, mapa de la ciudad o de carreteras, teléfonos de emergencia (policía, casa, oficina). Reflexionemos en que la falta de alguno de estos documentos nos puede acarrear contratiempos, ya sea por la detención de la autoridad, o por una descompostura o accidente. Imaginemos que por alguna causa un agente de tránsito nos detiene, la falta de algún documento traerá consigo un retraso por la inspección o levantamiento de alguna infracción. Tal retraso repercute en el tiempo de llegada a nuestro destino; en muchas ocasiones, esto provoca que tratemos de ajustar el tiempo perdido, imprimiendo mayor velocidad al vehículo.

Otro punto importante es conocer la ruta que vamos a tomar para llegar a nuestro destino. En este caso siempre es recomendable informarnos con las autoridades acerca del estado físico del camino, y si la ruta no se encuentra en reparación o cerrada por alguna circunstancia. También debemos informarnos sobre las rutas alternas, si es segura la carretera en cuestión de asaltos, saber del tiempo aproximado que nos tomará para llegar (siempre pensando en una velocidad moderada), las paradas que realizaremos y, en su caso, el tiempo para tomar algún alimento, abastecer combustible y, cuando la distancia es grande, para tomar algún descanso, el cual siempre es recomendable después de un cierto tiempo de conducir. Nunca debemos llevar el tiempo limitado; debemos contar en nuestro programa de viaje con un tiempo de sobra o ajuste.

Antes de encender el motor, debemos verificar las condiciones del vehículo, el equipo con el que debe contar y su funcionamiento, luces, direccionales, la presión de los neumáticos recomendada por el fabricante, limpiadores, extinguidor. Siempre es recomendable traer fusibles de repuesto, verificar los niveles de aceite y agua, aun cuando el sistema del vehículo los indique, la batería, las bandas, la llanta de refacción y las herramientas.

Una vez revisado el vehículo, debemos ajustar espejos, abrocharnos el cinturón de seguridad, cerciorarnos de que todas las puertas del vehículo estén debidamente cerradas, no dejar en el piso ningún objeto que con el movimiento, pueda causar molestias al conducir. Los objetos que dejemos en el piso, cuando vamos en movimiento, pueden deslizarse e incrustarse debajo de los pedales, lo cual nos impedirá accionarlos, provocando distracción, dificultad para quitarlos o un accidente. Otra práctica común es que utilicemos el tablero del vehículo como escritorio, y poner objetos sobre él; esto es sumamente peligroso, se han presentado accidentes muy graves por causa de ello. Al tomar una curva o realizar un giro el vehículo, los objetos que no se encuentran fijos en el tablero se desplazan de manera muy rápida, y se pueden incrustar entre el tablero y el volante, impidiendo que éste se mueva, con las consecuencias lógicas de ello.

Cuando hayamos realizado lo anterior, estaremos preparados para encender el motor de nuestro vehículo e iniciar nuestro viaje.

Recordemos que si algo desagradable nos ocurre es porque, consciente o inconscientemente, nosotros quisimos que así sucediera. Muchas veces cometemos errores al conducir, que, en la mayoría de los casos, no tienen consecuencias, por lo que continuamos cometiéndolos. Pero un mal día, esos mismos errores pueden llevar a una situación grave y ya nada va a ser igual.

 

 

nommmec

Es muy complicado sancionar con base en una norma, no todas las autoridades están facultadas para vigilar su cumplimiento. En cada una de las Normas Oficiales Mexicanas se señala expresamente quién es la autoridad encargada de vigilar su cumplimiento y sólo dichas autoridades se encargan de su vigilancia.

Ahora bien, la manera de verificar que se cumpla una norma y sancionar su incumplimiento, es muy compleja y en ocasiones no se realiza como debe ser, lo que provoca que, al impugnar una infracción de una norma, ésta quede sin efecto, perdiéndose la finalidad de la norma y su carácter preventivo.

La manera correcta en que se debe verificar el cumplimiento de una norma se hace únicamente por la autoridad competente, quien es la que puede llevar a cabo la vigilancia; la norma de que se trate señala expresamente la autoridad que es competente.

La verificación se deberá llevar a cabo mediante una visita de verificación, la cual se deberá efectuar en el lugar que se realice el proceso o alguna fase del mismo, con el fin de constatar que se cumple con la Norma.

Los requisitos para las visitas de verificación son:

* Se practicarán en días y horas hábiles (la Ley Federal de Procedimiento Administrativo señala que son días hábiles todos los del año, menos los domingos y aquellos que la ley declare festivos, y son horas hábiles las comprendidas entre las ocho y las diecinueve horas; también se podrán practicar en días y horas inhábiles, en cuyo caso el oficio de comisión expresará tal autorización).

El personal autorizado deberá mostrar previamente una identificación vigente, en la que conste que está adscrito a la autoridad competente.

* La identificación deberá contener por ambos lados la leyenda "Esta credencial autoriza a su portador a realizar la verificación, solamente si exhibe el oficio de comisión correspondiente".

Identificada la autoridad, solicitará a la persona con quien se realice la verificación que nombre a dos personas como testigos; si se niega a nombrarlos, la autoridad los nombrará.

* Posteriormente verificará visualmente que se cumpla con la norma.

Terminada la verificación, deberá elaborar un acta con letra legible, donde asentará los hechos encontrados y, antes de dar por terminada el acta, dará vista a quien le realice ésta; en el caso de la verificación al transporte en la carretera, será al conductor, con el fin de que manifieste lo que a su derecho convenga.

* Por último, será leída el acta y firmarán al margen y al calce los que participaron en ella; la falta de alguno de ellos se hará constar en el acta.

La autoridad dejará copia del acta a la persona con quien se entendió la diligencia, aunque se hubiese negado a firmar. La falta de participación del prestador del servicio en las pruebas o su negativa a firmar el acta, no afectará su validez.

Cuando se requieran mediciones o pruebas de laboratorio, la verificación se efectuará únicamente en laboratorios acreditados y aprobados; sólo que éstos no existan para la medición o prueba específica, se podrá realizar en otros laboratorios. Los gastos por las verificaciones serán a cargo de la persona a quien se efectúe ésta.

En la visita de verificación, la persona o conductor tiene la obligación de proporcionar a la autoridad los documentos, informes y datos que se le requieran por escrito, así como las muestras de productos que le soliciten cuando sea necesario, siempre que se cumplan los requisitos establecidos. Asimismo, con el objeto de vigilar el cumplimiento, la autoridad podrá recabar documentos, muestras o evidencia necesaria para ello.

Qué contendrá el acta:

* Nombre, denominación o razón social del establecimiento;
* Hora, día, mes y año en que inicie y en que concluya la diligencia;
* El lugar en que se practique la visita;
* Número y fecha del oficio de comisión que la motivó;
* Nombre y cargo de la persona con quien se llevó a cabo la verificación;
* Nombre y domicilio de los testigos;
* Datos relativos a la actuación;

A quien se le haya levantado un acta de verificación, en ese momento podrá formular observaciones y ofrecer pruebas en relación con los hechos contenidos en ella, o por escrito dentro del término de los 5 días hábiles siguientes a la fecha en que se haya levantado.

Si el producto o el servicio no cumple satisfactoriamente las especificaciones, la Secretaría o la dependencia competente, a petición del interesado, podrá autorizar que se efectúe otra verificación.

Cuando quien esté obligado a cumplir con una norma cuente con un dictamen, certificado, informe u otro documento expedido por personas acreditadas y aprobadas, se reconocerá el cumplimiento de la NOM.

Por último, si de la verificación se desprende alguna deficiencia del producto o servicio, se procederá de la siguiente forma:

* Si se trata de la prestación de un servicio en perjuicio del consumidor, se suspenderá su prestación hasta en tanto se cumpla con las especificaciones correspondientes. Las resoluciones que se dicten serán sin perjuicio de las sanciones que procedan.

Cuando los productos o servicios sujetos a cumplir con una norma no reúnen las especificaciones correspondientes, la autoridad prohibirá de inmediato su comercialización, inmovilizando los productos, hasta en tanto se acondicionen, reprocesen, reparen o sustituyan. De no ser esto posible, se tomarán las medidas necesarias para que no se usen o presten para el fin a que se destinarían de cumplir dichas especificaciones.

* Si el producto o servicio se encuentra en el comercio, los comerciantes o prestadores tendrán la obligación de abstenerse de vender el producto o prestar el servicio a partir de la fecha en que se les notifique la resolución. Cuando, por el incumplimiento de una norma, se pueda dañar significativamente la salud de las personas, animales, plantas, ambiente o ecosistemas, se abstendrán de enajenar los productos o prestar los servicios desde el momento en que se haga de su conocimiento.

Las sanciones:

El incumplimiento a lo dispuesto en las normas será sancionado con base en las actas de verificación. Cuando en una misma acta se comprendan dos o más infractores, en el caso del transporte al operador y al transportista, a cada uno de ellos se les impondrá la sanción. Si el infractor no intervino en la diligencia, se le dará vista del acta por el término de diez días hábiles; transcurrido éste, si no se desvirtúa la infracción, se le impondrá la sanción correspondiente.

El monto de las multas que se aplican con base en las normas, van de veinte hasta veinte mil veces el salario mínimo; y en caso de reincidencia se duplicará la multa.

Entendiéndose por reincidencia, las infracciones a un mismo precepto, cometidas dentro de los dos años siguientes a la fecha del acta en que se hizo constar la infracción.

Para determinar la sanción se debe tomar en cuenta:

1. El carácter intencional o no de la acción u omisión;
2. La gravedad que la infracción implique en relación con el comercio de productos o la prestación de servicios, así como el perjuicio ocasionado a los consumidores; y
3. Las condiciones económicas del infractor.

Como vemos es muy complejo y laborioso verificar y sancionar con una Norma Oficial Mexicana, pero hoy en día es cada vez más frecuente la regulación a través de una norma que mediante un reglamento. En el caso del servicio de transporte, se regulan diversas actividades como son el transporte de materiales y residuos peligrosos, el peso y dimensiones máximas con los que pueden circular los vehículos, el transporte de objetos indivisibles de gran peso y/o volumen, peso y dimensiones de las combinaciones vehiculares, los límites máximos de velocidad para los vehículos de carga, pasaje y turismo, y muchas más.

Siendo tan compleja la aplicación de sanciones por la violación a las normas y dado que no cualquier autoridad puede aplicarlas, su finalidad preventiva de regular se pierde.

materiales peligrososCuando transitamos en una carretera o dentro de una población, en ocasiones encontramos vehículos con la leyenda "TRANSPORTA MATERIALES PELIGROSOS". Para algunos esto es completamente indiferente; en cambio, otros pueden reaccionar con temor o con desconfianza; pero, ¿en realidad sabemos a qué peligros nos exponemos y lo que debemos hacer ante un accidente de estos vehículos?

La mayoría desconocemos totalmente qué hacer, esto se debe a que carecemos de información, y la que existe está dirigida a los transportistas de este tipo de materiales ¿acaso es únicamente a ellos a quienes les debe interesar?

Como transeúntes o conductores, estamos expuestos a cualquier accidente con este tipo de transporte, por lo que es importante que conozcamos de manera preventiva qué hacer y conocer, las medidas necesarias que deben tomarse en caso de que se nos presente un hecho de esta naturaleza. Con ello no estamos señalando que nos convirtamos en expertos, pero al menos debemos conocer las medidas preventivas para no exponernos a riesgos, tanto nosotros como a las personas que nos acompañan.

Debemos tener en cuenta que no es obligación que el vehículo porte un letrero con la leyenda "TRANSPORTA MATERIALES PELIGROSOS", ya que reglamentariamente no forma parte del sistema de identificación de unidades y queda optativo su empleo. Lo que sí es obligatorio, es portar unos carteles de identificación. Estos carteles son unos rótulos en forma de rombo que miden por lo menos 25 cm por lado y se encuentran alrededor del vehículo, contienen un símbolo y dos números en su interior. Posteriormente veremos qué significan (el símbolo y los números).

Las medidas básicas que debemos tener en cuenta son de carácter preventivo, para evitar que el problema se agrave. Para ello, si en el lugar del accidente se encuentran personas expertas o autoridades, lo conveniente es retirarnos del lugar, ya que prestaremos más ayuda si permitimos que los que conocen tengan suficiente espacio para trabajar.

En caso de que seamos las únicas personas en el lugar o nos percatemos que las personas no saben qué hacer, primero debemos asegurar el área y pedir ayuda. Con "asegurar el área" queremos decir que, sin ingresar al lugar de peligro, éste se debe aislar manteniendo a las demás personas lejos de la escena y fuera de un perímetro del lugar del accidente. Lo más conveniente es dar conocimiento a las autoridades o a los servicios de emergencia (ambulancias, autoridades policiacas, rescate, etc.). Para ello, y como medida preventiva y de seguridad, siempre que salgamos a otra población o ciudad, debemos obtener previamente los números telefónicos de las autoridades de tránsito o de algunos de estos servicios, por lo menos.

Al acercarnos al sitio del siniestro, debemos hacerlo cuidadosamente y siempre a favor del viento, hasta un punto donde podamos percatarnos si hay víctimas y poder observar los carteles de identificación que porta el vehículo, los cuales se encuentran a su alrededor. Nunca debemos acercarnos de manera precipitada; no debemos tocar el material derramado o caminar dentro de éste; evitemos inhalar los gases, humos y vapores, sobre todo si no sabemos qué materiales son los que están involucrados; mantengamos a los demás lejos del lugar y fuera de un perímetro de seguridad. Este perímetro es variable de acuerdo con el tipo de material de que se trate. Debemos evaluar la situación antes de brindar ayuda. Recuerde que usted puede pasar a ser víctima y en esa situación usted se convertirá en otro problema y no en una ayuda. Trate de rescatar a las víctimas, hasta donde sea posible, de una manera segura y evacue inmediatamente el lugar.

En caso de incendio, no utilice agua para sofocarlo; algunos de estos materiales reaccionan violentamente con el agua, incluso pueden explotar; lo más conveniente en estos casos es evitar que se disperse.

Para informar debidamente a las autoridades, debemos obtener todo tipo de información tanto del accidente como del sitio; observe si hay derrame o fuga del material, si existe fuego, el tipo de terreno en que se encuentra, las condiciones del clima, quiénes se encuentran en riesgo, identificar en el vehículo el tipo de material que transporta. Esta información está contenida en los carteles que porta el vehículo; tome nota de tal información. Recordemos que cuanta más información proporcionemos, más valiosa será nuestra ayuda. Los vehículos que transportan materiales peligrosos deben contar con carteles de identificación alrededor del vehículo. Estos carteles son el sistema de identificación que permite identificar a simple vista los riesgos que representa, con el fin de tomar las medidas de seguridad necesarias para prevenir accidentes durante su manejo y transportación. Estos carteles están regulados mediante la Norma Oficial Mexicana NOM-004-SCT/2000. Tienen forma de rombo y contienen tres tipos de información: el símbolo del material, el número de identificación y el número de la clase o división de riesgo. El símbolo se encuentra en la parte superior del cartel; es una imagen que muestra en forma gráfica el significado del riesgo del material que se transporta. El número de identificación se encuentra dentro de un rectángulo en la parte media del cartel; En la parte inferior del cartel se encuentra anotado, el número de la clase o división de riesgo de que se trate.

peligroso 1

Las sustancias peligrosas se clasifican en:

material 1   material 2
     
material 3   material 4
     
material 5   material 6
     
material 7   material 8
     
material 9   material 10
     
material 11   material 12

Podemos encontrar en un mismo vehículo dos o más carteles, lo cual quiere decir que se están transportando conjuntamente materiales de diferentes clases de riesgo, pero compatibles entre sí.

Las únicas excepciones en cuanto a la forma, son los carteles adicionales de temperatura, contaminante del mar y de fumigación. Los dos primeros son de forma triangular y el otro es de forma rectangular. El primero se utiliza cuando se transportan sustancias en estado líquido a una temperatura igual o superior a 100/°C, o una sustancia sólida a una temperatura igual o superior a 240/°C. El segundo cartel nos dice que el material que se transporta es considerado como contaminante del mar; es de color blanco y negro; se utiliza cuando también será transportado por vía marítima. El tercer cartel es de color blanco y negro, con una figura de una calavera con dos tibias cruzadas, con la leyenda "Esta unidad está fumigada" y señala únicamente que la unidad se fumigó.

Recuerde: anote toda la información contenida en los carteles, para así informar con precisión respecto al perímetro de seguridad del que hablamos anteriormente. Este perímetro estará de acuerdo con el peligro que representa el material del que se trata y con la magnitud del derrame o fuga; como referencia, la distancia mínima de aislamiento inicial es de 30 metros.

En estos casos siempre debemos ser prudentes. En la siguiente ocasión veremos cuáles son los materiales que reaccionan con el agua, por la importancia que representan.

medico revision camminos

Al otorgar una autorización para conducir un vehículo, los gobiernos tienen una gran responsabilidad; deben ser muy cuidadosos por los riesgos que ello representa. Los gobiernos tienen la obligación de no permitir que conduzca un vehículo quien no esté capacitado para realizar dicha actividad, entendida en su más amplio aspecto (físico, mental y de conocimientos). Asimismo, a quien se le expide una autorización para conducir adquiere responsabilidades, ya que un vehículo, por su peso y las altas velocidades con que se desplaza, representa siempre un peligro.

Como resultado de la incapacidad de los conductores que cuentan con licencia, se genera un gran número de accidentes, que son el resultado de diversas causas, pero que siempre dependen de la capacidad de la persona que conduce. Es tan alto el índice de personas lesionadas y muertas por los accidentes, que se ha vuelto un problema de salud pública. Por ello, para otorgar cualquier autorización para conducir, los gobiernos deben tener un estricto control a quien se lo otorgan, pero, sobre todo, vigilar que sólo conduzcan vehículos quienes cuenten con autorización.

Este control, que consiste en examinar y evaluar a quien se le expide una licencia o permiso para conducir, desempeña un papel muy importante para la seguridad de las personas cuando transitan por las vías de circulación. Sin embargo, vemos con tristeza que este tipo de control no se realiza por parte de las autoridades de tránsito tanto de la capital, como de las entidades federativas. En nuestro país es común que, para obtener un permiso o licencia para conducir, se requiere únicamente el llenar una solicitud, pagar los derechos y con ello se extiende una licencia que nos permite conducir un vehículo, sin corroborar la autoridad, si en realidad estamos capacitados física y mentalmente para hacerlo. Esto nos parece muy delicado, y lo constatamos por el alto índice de accidentes que ocurren, o cuando vemos en las calles a sujetos, que ante cualquier motivo, agreden a los demás usuarios de las vías de circulación, o que utilizan el vehículo como arma para atacar a otros, sin importarles las consecuencias.

En el ámbito federal, a finales de 1972, por iniciativa del Presidente de la República Mexicana, se reformó el artículo 126 de la Ley de Vías Generales de Comunicación, dando vida en 1973 a lo que es ahora la Dirección General de Medicina en el Transporte, organismo que, a nivel federal, evalúa a los conductores del Servicio Público Federal. Se señaló que el motivo principal que dio origen a esta iniciativa fue el desarrollo de las vías generales de comunicación y sus medios de transporte, donde cada día tienen acceso a ellas un mayor número de personas, por lo que se consideraba de especial importancia proporcionar confianza a los usuarios que las utilizan; para ello se requirió certificar la capacidad física y mental, así como la aptitud necesaria de quienes operan los medios de transporte.

Desde 1973, la Dirección General de Medicina en el Transporte aplica exámenes médicos de aptitud a los conductores para obtener la licencia federal. Estos exámenes psicofisicos integrales se aplican también al personal técnico aeronáutico, al personal del Subsector Marítimo portuario, a los trabajadores portuarios del servicio de Transbordadores, de Dragados y al Gremio de Pescadores, así como al personal del sistema ferroviario nacional.

A estos exámenes la Dirección General de Medicina en el Transporte les llama integrales, ya que examina al conductor de manera conjunta en las distintas especialidades que conforman la medicina; no se limitan únicamente para obtener la Licencia Federal, sino que se realizan también para su revalidación. Aún más: la Dirección General de Protección y Medicina Preventiva en el Transporte lleva a cabo supervisiones para verificar el estado físico de los conductores en las centrales de carga y de pasaje, así como a través de operativos en las carreteras nacionales, con el fin de que el personal encargado de conducir un vehículo del Servicio Público Federal se encuentre siempre apto para conducir un vehículo, lo cual otorga confianza a todos los usuarios de las vías de circulación.

Los exámenes psicofisicos integrales que realiza esta Dirección General, son el conjunto de estudios clínicos, de laboratorio y gabinete, que se practican de manera obligatoria al personal que interviene en la operación o auxilio de los diversos medios de transportes, con el propósito de evaluar periódicamente su estado de salud y determinar si las actividades inherentes a sus funciones las realizan con eficacia, eficiencia y seguridad en las vías generales de comunicación.

Conforme al Reglamento de Medicina del Transporte, los exámenes comprenderán los siguientes estudios:

  • Historia clínica.
  • Oftalmológico.
  • Otorrinolaringológico.
  • Neurológico.
  • Cardiológico.
  • Odontológico.
  • Psicológico.
  • De laboratorio y gabinete.
  • Toxicológico.

Y los demás que la DGPMPT considere necesarios

Además de estos exámenes que se realizan al obtener o revalidar la licencia, también se practican exámenes médicos en operación, con el objetivo de evaluar el estado de salud del personal, inmediatamente antes, durante o al término de sus labores en las vías generales de comunicación. Consisten en una inspección general, un interrogatorio intencionado al conductor, donde se le toma la tensión arterial y se hace una valoración del equilibrio, de los reflejos oculares y osteotendinosos, además de realizar una exploración del área cardiaca y la detección de la ingesta de bebidas alcohólicas.

La medicina preventiva es tan importante o más que la medicina curativa, por cuanto permite no sólo que disminuyan los riesgos de salud y muchas de las enfermedades que aquejan al ser humano. Está demostrado que el beneficio es indudablemente superior a las mejores acciones curativas, ya que la práctica de estos exámenes permite conocer cuándo estamos en riesgo de contraer una enfermedad o si la enfermedad se encuentra en sus inicios. Es común que las personas se preocupen por su salud en la medida en que les afecta alcanzar las finalidades que se han propuesto o cuando ya están afectadas por la enfermedad.

Los exámenes médicos periódicos son una medida muy importante que debe hacerse toda persona para salvaguardar su salud y revelar enfermedades o anomalías de manera temprana, para así tomar las medidas correctivas que eviten una incapacidad posterior o reduzcan sus consecuencias.

La labor de la Dirección General de Medicina en el Transporte debería permear en todo nuestro país para el otorgamiento de licencias para conducir. Con ello disminuirían muchos percances automovilísticos, con la reducción lógica de personas muertas y lesionadas, cuyo número es de tal magnitud, que se han convertido en una de las causas más altas de mortandad en el mundo. Por ello, el gobierno tiene una gran tarea y sería recomendable que todas las entidades federativas regularan la expedición de licencias, autorizando únicamente a quien en realidad esté capacitado física y mentalmente para conducir.

Manejar es un privilegio que implica una gran responsabilidad; para ello, se debe tener capacidad para realizar esta actividad. La capacidad para conducir un vehículo es la combinación de dos facultades: física y mental. Esta capacidad es temporal, ya que irremediablemente, con el paso de los años, todas las personas vamos perdiendo poco a poco los sentidos y habilidades para conducir, por lo que no se puede considerar definitiva. Se adquiere a través de la capacitación o se puede estar imposibilitado para obtenerla por las condiciones físicas y psicológicas de cada persona. Puede mejorar con la experiencia y la práctica, y deteriorarse por la disminución de los sentidos o por la pérdida de habilidades; puede perderse temporal o definitivamente.
Vialidades a través de Medicina Preventiva en el Transporte, buscara el perfil ideal del conductor, quien esta impedido temporalmente para conducir un vehículo y quien esta impedido de manera definitiva para realizar esta actividad.

historia vialidades

Las Vialidades son el conjunto de servicios relacionados con las vías públicas, su importancia es vital para el crecimiento de los países, en nuestro país han tenido un papel preponderante en su desarrollo y su extensión, la falta de estas fue un factor primordial para que se perdiera una gran extensión de nuestro territorio.

La historia sobre las vías de comunicación en nuestro país la encontramos mucho antes de la llegada de los españoles a estas tierras, el registro más antiguo en que se alude a los caminos prehispánicos señala que, consolidado el poder de los mexicas, éstos entablaron batalla contra los xochimilcas, a quienes vencieron. Entre los tributos que se les impusieron, se ordenaba la construcción de una calzada desde Xochimilco hasta Tenochtitlan, la cual fue construida rápidamente. En su construcción se utilizó piedra y tierra. Siendo el pueblo mexicano guerrero por excelencia, una de sus necesidades básicas era proyectar y localizar estratégicamente los caminos, por donde debían llegar con puntualidad los tributos impuestos a los pueblos sojuzgados; transitar sin obstáculos los correos que mantenían informado al

Emperador de lo que sucedía en sus dominios; y circular sin dificultades las embajadas de comerciantes.Algunos documentos históricos refieren que los caminos prehispánicos eran simples brechas, abiertas a través de bosques y montañas; sin embargo, otros precisan que los mexicanos construyeron sus caminos con terracerías, usando sólidas bases de piedra, cuya superficie era revestida con grava para rellenar las uniones, con una capa de argamasa como cemento natural, la que al endurecer formaba una cubierta recia y lisa. La anchura de esas vías alcanzaba hasta ocho metros para facilitar el intenso tránsito de viajeros de las numerosas caravanas de mercaderes. Con relación al transporte, el México prehispánico no conocía para este uso la rueda, por tanto el transporte se hacía a través de cargadores humanos llamados tlamemes.

Con respecto a las rutas, los ingenieros Celso del Villar y Juan Peña Raso basándose en códices prehispánicos y en la primera Carta General de la Nueva España que elaboró Carlos Sigüenza y Góngora, realizaron un trabajo de localización de las vías terrestres de comunicación mexicanas. De acuerdo a sus investigaciones, las rutas de comunicación, se clasificaban en principales y secundarias, siendo las siguiente:

* De Tenochtitlan a Texcoco, Teotihuacan y Tollancingo
En esta población se iniciaban dos vías: una a Papantla, en la costa del Golfo, y la * otra a Veracruz, de donde continuaba siguiendo casi paralelamente la costa hasta la región maya.
* De Tenochtitlan a Xicalanco
* De Tenochtitlan a Atlixco, Cholula, Tecamachalco y Xicalanco
* De Xicalanco partían dos rutas: una a Tlaxiaco, en la región Mixtecozapoteca y la otra a Tehuantepec, Tuxtla y Centroamérica.

Secundarias:


* De Tenochtitlan a Tollocan, Tanayac y Jungabac, en la región purépecha
* De Tenochtitlan a Nexapan, Chutla, Tecpan y Mexcaltepec, en la región del Pacífico Tenochtitlan a Tequixquiapan, hacia el Norte.

terraceriasPor otro lado, las ciudades que formaban el mundo maya se comunicaban por numerosos caminos. Ciudades como Cobá y Uxmal, eran centros de donde partían redes de caminos que tuvieron la particularidad de atravesar el manto de agua de las lagunas; estos fueron llamados caminos de agua, que se conectaban con la vereda o el sendero y que a su vez, se unían con los anchos caminos terraceados, llamados Sacbés, que enlazaban a los grandes centros ceremoniales, como el de Cobá en Quintana Roo, a Chichén Itzá, en Yucatán, que se dice medía 100 kilómetros, con anchura de nueve metros y medio.

Cuando llegaron los españoles a México, el territorio era un imperio de caminantes que se comunicaban a través de miles de kilómetros de senderos, recios, angostos, empinados, largos, sin más señalización que la posibilidad de que un hombre pudiera transitar por ellos, buscando la distancia más corta, pero también se dice que la estratégica traza urbana de tenochtitlan suscitó admiración entre los europeos.Con los españoles llegaron los caballos y los carros tirados por mulas y corceles. Muchos de los senderos prehispánicos fueron utilizados para comunicar a la Nueva España modificando sus características físicas. Se alteraron las rutas: la pendiente se hizo más suave y la huella más amplia.De acuerdo con las necesidades económicas imperantes, se construyeron nuevos caminos, se abrieron las rutas a las minas y a la colonización de los desiertos del Norte.

En 1522 Hernán Cortés ordenó la construcción del camino de Tenochtitlan a Veracruz, que lo iba a comunicar con Europa; este camino fue el primero en transformarse en carretera en 1531, cuando Sebastián de Aparicio usó por primera vez en la Nueva España las carretas tiradas por bueyes. Hacia 1540, cien recuas de mulas podían transitar a lo largo del camino, entre Veracruz y la capital.

Las rutas más importantes dentro del Valle de México fueron en su gran mayoría las mismas de los tiempos prehispánicos pero, con los intereses comerciales de los españoles, se multiplicaron los caminos vecinales, los tributarios y los de grandes peregrinaciones religiosas. En cuanto hubo bestias suficientes, los caminos se convertían de a pie a herradura y de esa manera la arriería fue cobrando mayor importancia. Durante la Colonia la arriería fue el medio principal de transporte y coadyuvó a desarrollar la agricultura, el comercio y la incipiente industria.

El virrey Antonio de Mendoza ordenó la construcción de importantes caminos, entre ellos, el que va de México a Acapulco, ya que este puerto era el único del Pacífico autorizado a comerciar con las Filipinas. Por ese camino entraban y salían del país un sinnúmero de productos, era un punto importante de comercio de la Nueva España.

caminos nuevo mexico

Los caminos que se abrieron a lo ancho y largo del territorio nacional durante la Colonia, estaban auspiciados por el sistema de consulados, establecidos al concluir la conquista, los cuales tenían a su cargo la construcción y conservación de caminos, quienes se allegaban de fondos a través de los derechos de avería que agravaban las mercancías de importación, así como con lo recabado por concepto del peaje que se exigía a los usuarios de los caminos desde 1574.

Por la red de caminos novohispana llegaban a México minerales, pieles, granos y productos agrícolas del Norte, cerdos de Apan, Calpulalpan, Toluca y de la región michoacana; trigo de Atlixco y Tehuacán; maíz de Toluca, Tepeaca, Ixtlahuaca y Metepec; azúcar de Cuernavaca y de Izúcar, e índogo de Michoacán. En el siglo XVII tres mil mulas entraban diariamente a la capital cargadas de mercancías.

Debido al auge minero, se abrieron y colonizaron nuevas regiones y se tuvo que integrar una red vial con el propósito de extraer y transportar la producción de las minas. Así, conforme se descubrían las vetas o se consolidaba el trabajo en las ya conocidas, se creaban centros de población y se abrían caminos y brechas.

La minería durante la época colonial tuvo gran influencia en la distribución de la población, en la agricultura y ganadería, el comercio y los transportes, al adoptar el uso de carretas de dos y cuatro ruedas para carga del metal y, ayudó a incrementar el empleo de las diligencias utilizadas para el transporte de personas y mercancías.

Los difíciles obstáculos orográficos del país no lo fueron para la explotación minera, cuyos caminos, se estipulaba, debían ser conservados para el tránsito de recuas y carretas por los propios explotadores de las minas.

Los caminos mineros constituyeron parte de la red de rutas coloniales por la que se comunicaban las diversas regiones mineras, agrícolas y comerciales, manteniendo un flujo del y hacia el exterior, aparte de estimular un intenso movimiento interno.Los caminos principales a fines del período colonial eran los siguientes:

  • * De México a Veracruz por Jalapa.
    * De México a Veracruz por Orizaba.
    * De México a Acapulco.
    * De México a Guatemala, por Chiapas.
    * De México a Santa Fe de Nuevo México.
    * De San Luis Potosí a Monterrey.
    * De Morelia a Guadalajara y después a Colima.
    * De Guadalajara a San Blas.
    * De Zacatecas a Monclova.
    * De Durango a Morelia.
    * De México a Querétaro y a San Luis Potosí.

mapa mexico antiguo

Al concluir el Virreinato había en la Nueva España caminos reales por los que se podía transitar en carretas. El movimiento insurgente, fue una época de constante lucha, los caminos y transportes heredados de la Colonia sirvieron para que los ejércitos de ambos bandos transportaran víveres y material de combate. Aquellas brechas fueron acondicionadas para que por ellas pudieran transitar las carretas y diligencias, tanto de servicio público como particular, además de las famosas recuas que tanto se utilizaron en la época anterior.

A consecuencia de la guerra, durante este período no fue posible ocuparse de atender las vías de tránsito, cuya condición fue empeorando conforme pasaba el tiempo.

Hacia 1822, en la memoria de la Secretaría de Relaciones, quien tenía a su cargo los caminos, se señalaba que tres eran las carreteras principales, la de Veracruz, Acapulco y Tierra Adentro, se destacaba que la guerra y el descuido habían inutilizado la de Veracruz, tanto la ruta por Puebla y Jalapa, como la de Orizaba, para el tránsito carretero; en la de Acapulco, dado que no se había hecho ninguna reparación desde el principio de la Guerra de Independencia, existían parajes intransitables hasta para la arriería. Del camino de Tierra Adentro, solamente se menciona el tramo hasta Querétaro.

A pesar de encontrarse el país en medio de un desastre político y por ende económico y social, empieza a surgir la preocupación de mejorar las dañadas vías terrestres e inclusive, de proporcionar al país los caminos de fierro, cuyo uso empezaba a intensificarse en las naciones europeas y americanas que habían abierto sus puertas a la revolución industrial.

En 1824 fue suprimido el derecho de avería que, junto con los peajes, financiaba la reparación de los caminos; hacia la misma época, el encargo que desempañaban las organizaciones de comerciantes: construir y conservar las vías carreteras, fue perdiendo importancia hasta desaparecer definitivamente hacia la década de 1850.

No obstante, dentro de tantas condiciones adversas, los gobiernos continuaban haciendo esfuerzos por rehabilitar la red de caminos; pero los breves lapsos de paz no eran suficientes para que los organismos encargados entraran en funciones, mucho menos en acción.

El triunfo de la Revolución de Ayutla cambió el futuro de la República y también la realización de las obras de infraestructura terrestre que quedaban sometidas a la Secretaría de Fomento, Colonización, Industria y Comercio.

Al consumar su Independencia, México era el más extenso de los países hispanoamericanos y en 1822 se amplió aún más al incorporársele las provincias centroamericanas que medían casi medio millón de kilómetros cuadrados. Con todo, de igual magnitud eran los problemas en las fronteras: separatismo de regiones y desastre en los caminos. Desde el movimiento independista se paralizó el tráfico naviero con el Lejano Oriente, América del Sur y Europa.

Lo anterior significó que más de la mitad del suelo mexicano se perdiera, entre otras razones por falta de caminos que impidieron a los pobladores integrarse a la cultura e idiosincrasia de la nación mexicana.El gobierno del presidente Juárez fue un constante viajar por los caminos de la nación; primeramente debido a la guerra civil entre liberales y conservadores, y después por la intervención francesa.

Este recorrer por esos caminos trazados originalmente para el paso de arrieros, que el Virreinato acondicionó para el tránsito de las diligencias, los fue conociendo Juárez palmo a palmo y lleno de incomodidades. De ahí surgió el deseo de que el país contara con mejores caminos.El gobierno del presidente Juárez se empeñó en remediar el enorme problema que representaba la comunicación terrestre. Así el 19 de diciembre de 1867 se destinó una partida de un millón 200 mil pesos al presupuesto nacional de egresos para la construcción y conservación de los caminos del país a cargo de la Secretaría de Fomento, medida que constituyó la primera en su género tomada por un Mandatario. A ésta siguieron otras decisiones, las cuales se acompañaron de leyes regulatorias que se referían al uso del suelo, creación de dependencias encargadas de vigilancia y conservación de los caminos, reglamentos de concesiones para la construcción de nuevas vías de comunicación, elaboración de cartas de la República Mexicana y creación de institutos de capacitación en este ramo.

diligencias mexico

Durante el período del Porfiriato, el esfuerzo en materia de comunicación estuvo volcado sobre los ferrocarriles, se destacaba entonces que México había pasado de los caminos de herradura a los de fierro. Poco se realizó en materia de caminos; la construcción de éstos no sobrepasó los mil kilómetros y el objetivo principal era alimentar las estaciones de los ferrocarriles y, en menor cuantía, comunicar zonas que carecían de medio de transporte. El descuido era tal, que los caminos que unían poblaciones pero que no conducían al ferrocarril, se encontraban intransitables.En 1895 se expidió una ley que encargaba a los estados, la responsabilidad de la reparación y conservación de los caminos dentro de su territorio, correspondiendo a la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, la atención de aquéllos que tenían el carácter de vías federales. En virtud de este mismo ordenamiento, se concedían subsidios a las entidades federativas para la construcción de sus caminos estatales.

En septiembre de 1905, se estableció una Junta Directiva encargada de la conservación y reparación de las carreteras troncales o generales; la primera en ser atendida, fue la de México a Toluca y en seguida la de México a Puebla, de la que en 1910 se habían instalado 21 kilómetros. El camino de Iguala a Chilpancingo fue inaugurado el 1° de mayo de 1910. Para estas fechas, también se comenzaba el de Chilpancingo al puerto de Acapulco y se avanzaba hasta algo más de 60 kilómetros, en el de Ciudad Victoria a Soto La Marina.

diligenciasEl transporte de carga por esos caminos seguía realizándose con mulas, carros y carretas de poco volumen, lo que hacía muy lento y costoso el traslado de mercancías; la transportación de pasajeros quedaba a cargo de las diligencias, la litera, el guayín y el caballo. La clasificación del camino dependía de la cantidad de ganado que transitara; un buen camino era aquel que soportaba una recua de 100 mulas.

El presidente Porfirio Díaz expidió en 1891 un Decreto en virtud del cual se creaban siete Secretarías de Estado, entre las cuales aparecía por primera vez la de Comunicaciones y Obras Públicas, correspondiéndole a esta los asuntos relativos a correos, vías marítimas de comunicación, telégrafos, teléfonos, ferrocarriles, obras en puertos, carreteras, calzadas, puentes, lagos y canales. Lo que vino a significar un cambio en la política de construcción de caminos, considerándose que las carreteras y su desarrollo eran indispensables para impulsar la economía del país

La Revolución Mexicana iniciada en 1910, conmovió todo el sistema social, político, económico y cultural del país, originando una época de crisis que impidió a los gobiernos realizaciones importantes de carácter constructivo. Durante los primeros años posteriores al movimiento armado, no pudieron planearse obras por la inestabilidad de los gobiernos y las constantes crisis políticas en que se vieron envueltos.

El automóvil había hecho su aparición en México en 1906, trayendo consigo la revolución de los viejos conceptos del transporte; sin embargo, en nuestro país no significó ninguna mejora para los caminos existentes; como estaban continuaron prestando servicio a los vehículos de motor y a los de tracción animal.

En el México de 1925, los automovilistas se limitaban a transitar por las calles y calzadas urbanas. El transporte de personas y mercancías de una ciudad a otra, tenía que hacerse utilizando el ferrocarril, muy deteriorado en aquellos días.ferrocarriles

Mientras en nuestro país se desarrollaba la lucha revolucionaria, en Norteamérica y Europa la industria automotriz y las redes camineras crecían con rapidez. En otros países los caminos se fueron modificando de manera gradual y las normatividades para la circulación de carruajes, se transformaron en reglamentaciones para el tránsito de automóviles. Al paso de unos cuantos años el automóvil empezó a evolucionar sobre todo en cuanto a velocidad; a partir de entonces, los caminos de México empezaron a volverse obsoletos.

Consolidada la Revolución a partir del primer gobierno preconstitucional de don Venustiano Carranza, en 1914, la conciencia caminera se hizo presente, pero las difíciles condiciones por las que atravesaba el país no permitían la puesta en marcha de una política encauzada a mejorar y extender los caminos.No obstante, a Carranza se debe la creación el 11 de enero de 1917, de la Dirección de Caminos y Puentes, como organismo especializado dentro de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas. Esta dependencia planeó los caminos a las capitales de los estados de Hidalgo, Puebla, México y Morelos.

El gobierno del General Plutarco Elías Calles creó la Comisión Nacional de Caminos, en 1925, el cual significó el punto de partida de la gran obra caminera con que contamos hoy día. Pocos meses después de iniciar su gestión, el Presidente obtuvo recursos para comenzar la tarea, implantando un impuesto sobre la venta de la gasolina y encargó a la nueva institución, la administración y aplicación de estos fondos.

El crecimiento de la red de caminos ejerció un efecto directo y determinante en el desarrollo de la agricultura e hizo posible el traslado de productos, activó recursos potenciales y nuevas tierras se abrieron al cultivo al ampliarse áreas de mercado; fue posible utilizar mejores y más funcionales transportes; se abatieron costos y se provocó la especialización regional. Se sustituyeron cultivos por otros de mayor rendimiento, al disponerse de mercados más amplios y lejanos, conforme la red de caminos se iba desarrollando.

autos 1925Por lo que respecta a la evolución de los transportes carreteros, los primeros vehículos que circularon por nuestro territorio tenían poca potencia y capacidad para la carga y pasajeros pues la velocidad que desarrollaban no excedía los 40 kilómetros por hora; conforme evolucionaban o se creaban nuevos centros de población, producción o consumo, los transportes evolucionaban de acuerdo con las necesidades requeridas.

Es entre 1925 y 1930, cuando se realizaron los primeros mil 420 kilómetros de carretera; en este último año se había integrado al tráfico automovilístico el uno por ciento del territorio nacional. En la siguiente década se agregaron a la red ocho mil 500 kilómetros, con lo cual quedaba comunicado el nueve por ciento del área de la República por el automóvil y el camión. En esos años se utilizaron los primeros autobuses para 20 pasajeros y se iniciaron los servicios regulares de México a Pachuca, de México a Texcoco y de México a Toluca.

En virtud de las limitaciones que imponen los escasos recursos disponibles en un país en desarrollo, por acuerdo presidencial, el 22 de diciembre de 1932 se originó una fórmula bipartita para la construcción de caminos en cooperación y tomó cuerpo legal la creación de juntas locales, empresas de autotransportes y de las Cámaras de Comercio, en las entidades federativas.

Así, la cooperación bipartita para la construcción de caminos dio como resultado que el esfuerzo común se manifestara en una mayor y mejor expansión de la red, lo cual no se hubiera logrado si toda la responsabilidad hubiera recaído sobre el Gobierno Federal.

Todo esto condujo a complementar la red básica de carreteras federales, mediante la construcción de este tipo de caminos y nadie mejor que la propia ciudadanía para pedirle a los gobiernos la construcción de caminos necesarios a la comunidad.

Con la creación del Comité Nacional de Caminos Vecinales en 1949, se dio una nueva fórmula tripartita de financiamiento, consistente en prorratear el costo de las obras por partes iguales, entre la Federación, los gobiernos estatales y los particulares. Esta fórmula ha funcionado como uno de los mejores criterios para impulsar el desarrollo del país y elevar el nivel de vida rural.

Todas las actividades económicas de producción de bienes o servicios, dependen en una u otra forma del desplazamiento de los insumos y mercancías o cargas de toda categoría y del traslado de personas como productoras o consumidoras. No hay aspecto de la vida económica, social, cultural o política, en su sentido más amplio, que no se relacione directamente con los transportes.

Contar con una adecuada red de carreteras es condición insustituible para obtener el máximo potencial de producción de la energía y de los recursos humanos y materiales; también para reducir al mínimo los costos que representa el recorrido de las distancias, movilizar bienes y recursos en regiones de difícil acceso, facilitar el desarrollo de la producción en gran escala, permitir la expansión de las zonas de mercado y el abastecimiento de las empresas, y en general, propiciar las actividades económicas relativas al comercio exterior.

Las carreteras de altas especificaciones que operan en la República Mexicana fueron proyectadas para mejorar los índices de seguridad, de velocidad y economía. Cuentan con mejores especificaciones geométricas de curvatura, mayor distancia de visibilidad, pendientes moderadas, señalamientos, mayores dimensiones de sus carriles y acotamientos, características que las convierten en mejores y más seguras.

Tienen control de acceso a lo largo de su recorrido, ya que el derecho de vía se encuentra protegido por alambradas y cuenta con tramos a desnivel para cruce de peatones, de ferrocarriles y de otros caminos y su trazo permite a los usuarios el ahorro en tiempo y dinero.

El sistema de carreteras de altas especificaciones ha permitido solucionar problemas de congestionamiento en las vías libres, de las que son rutas alternas y alivian por medio de la cuota la presión financiera directa sobre el presupuesto gubernamental, además contribuye al crecimiento económico de las regiones del país, y se convierten en agentes de desarrollo, por lo que se justifica ampliamente la necesidad de su construcción.Estas vías rápidas cuentan con ventajas importantes para el usuario, ya que ofrecen servicios médicos de urgencia, vigilancia, ayuda mecánica, información turística y expendios de combustibles, entre otros.

carreteras 1930Este tipo de carreteras forman un capítulo sobresaliente dentro de la construcción vial, ya que son de primera importancia para la vida nacional, por lo que en su construcción se aplican especificaciones especiales de proyecto y control de calidad, que se traducen en rutas de máxima fluidez y seguridad para el tránsito de vehículos. El tramo de Amacuzac a Iguala, fue el primero que se construyó de este tipo en 1950.

Con la promoción de los gobiernos de los estados ante la Federación, se han solicitado y construido un tipo de carreteras que aunque no son de cuota, reúnen altas especificaciones. Esto se ha hecho con base tanto en el aforo del tránsito, como tomando en cuenta las regiones o zonas de producción, consumo o distribución por donde atraviesan.

Este tipo de modernizaciones abarca un aumento de carriles, acotamientos, divisiones centrales, reducción de pendientes y grados de curvatura que propician mayor velocidad de recorrido y ahorro en tiempo,Ante los graves daños que representan para el país la pérdida de vidas humanas, económicas y sociales que provocan los accidentes en el transporte el 11 de octubre del 2000, se crea el Comité Nacional Sobre Seguridad y Prevención de Accidentes en Carreteras Federales (CONAPREA), cuya principal atribución es analizar las causas de los accidentes y establecer programas de estudios e investigaciones en materia de seguridad y prevención de accidentes en las carreteras federales.

Su objetivo es el de definir las estrategias, instrumentación y evaluación de los reportes que se le proporcionen en materia de seguridad de tránsito, operación de rutas y estudios de mercado, así como proponer las líneas de acción, metas y compromisos que permitan prevenir accidentes e incrementar la seguridad del transporte en las carreteras federales.

Dicho órgano colegiado de la SCT, tiene dentro de sus atribuciones el de proponer a los gobiernos estatales y municipales reformas a su legislación, para incluir el uso obligatorio del cinturón de seguridad, la capacitación de los conductores y el establecimiento de la educación vial como soporte de las reformas legales. Asimismo el de crear Comités Estatales de Prevención de Accidentes para analizar los problemas específicos que se plantee, en cada entidad federativa, entre otros.

Con respecto a la regulación del tránsito, en nuestro país, es a partir de 1767 en que el Virrey Marqués de Croix reguló por primera vez el tránsito de vehículos en la Ciudad de México, imponiendo penas a “los coches que no llevaran el paso regular y a quienes no pusieran cuidado de no atropellar a persona alguna”.

Hoy en día en nuestro país la regulación del tránsito es muy compleja, se lleva a cabo en los tres niveles de gobierno, municipal, estatal y federal, cada municipio tiene la facultad de emitir su reglamento de tránsito, por lo que existe un sinnúmero de reglamentos.

En este renglón el transporte utilizado para la carga, debe cumplir con determinados reglamentos que existen expresamente para ello; cuando se trata de servicios especiales para transportar grandes volúmenes y/o gran peso, se les instruye sobre su manejo, de acuerdo a su especie o contenido, que tipo de unidad y adaptaciones se deben efectuar y la ruta que deben seguir hasta su destino.

FUENTE: Secretaría de Comunicaciones y Transportes

Manejo a la defensiva

Manejo a la defensiva

En muchas ocasiones hemos escuchado sobre el manejo a la defensiva; pero, ¿en realidad sabemos en qué consiste esta técnica de conducir? Leer más...

Aprenda la técnica

Lo primero que se nos viene a la mente es que se trata de no dejarnos de los demás conductores o de responder a las agresiones lo que es totalmente erróneo. El manejo a la defensiva es una técnica de manejo basada en una serie de hábitos que debemos tener cuando conducimos un vehículo
Ver artículo completo...

Materiales y residuos peligrosos

losmaterialesyresiduospeligrosos

Conozcamos sobre

De click para Leer más...

Los materiales y residuos peligrosos

Cuando transitamos en una carretera o dentro de una población, en ocasiones encontramos vehículos con la leyenda "TRANSPORTA MATERIALES PELIGROSOS"...
Ver más...
 

Seminarios a empresas

seminario a empresas
Proximamente mas información...

Ver más...

Asesoria Juridica

asesoriajuridica
Servicios profesionales en materia jurídica, llevados a cabo por profesionales

Ver más...

Peritajes

peritajes
Para ver mas sobre el tema favor de dar click en el boton

Leer más...

Revista online

revistaonline
Ver completa

Leer...